Entrar - Registro
     
 
Los costos y el control total de la calidad

Por la Dra. Miriam López Rodríguez

Los costos de calidad forman parte integral del costo de producción, estando presentes en los resultados que se reflejan en el Estado de Resultado de una organización, pero no se cuantifican por separado, lo que impide su adecuado control y análisis, dificultando la aplicación de posibles medidas correctivas y el proceso de toma de decisiones.

Los Sistemas de Costos llamados "tradicionales", no cuentan con procedimientos que permitan ofrecer información a la gerencia relacionada con el control de la calidad.

Referido a este tema, tradicionalmente la Contabilidad de Costos se ha ocupado de los reprocesos que se realizan en aquellos productos que se alejan de la calidad del diseño para acercarlos a ella, desarrollando técnicas para el tratamiento de los desperdicios y de la llamada producción defectuosa.

Sin embargo, poner énfasis en la calidad puede constituirse en un apoyo que identifique y elimine las causas de los errores y el reproceso, reduciendo costos y logrando que hayan más unidades de producto disponibles para cumplir con las fechas de entrega (Juran, Gryna, 1995).

Juran (1995) plantea entre los aspectos necesarios para llevar a cabo la evaluación de la calidad, o sea, la revisión del estado de la calidad en toda la compañía, el costo de la baja calidad, dicho de otra forma, aquellos costos en que no se hubiera incurrido si la calidad fuera perfecta, siendo la diferencia entre el costo actual de un producto y el costo reducido que resultaría si no hubiera posibilidad de fallos ni defectos en su elaboración.

En la actualidad el tema de los costos se vincula a los recursos económicos que se utilizan para poder obtener una determinada calidad y mantenerla y aquellos que son el resultado de no tenerla o perderla.

La mayoría de los autores consultados utilizan cuatro categorías para identificar los componentes de los Costos Totales de la Calidad:

•Costos de Prevención
•Costos de Evaluación
•Costos de Fallos Internos
•Costos de Fallos Externos

Los Costos de Prevención son definidos como aquellos en que se incurre al intentar reducir o evitar los fallos, o sea, son costos de actividades que tratan de evitar la mala calidad de los productos o servicios (funcionamiento del departamento de calidad, costos de formación, revisión, mantenimiento preventivo, etc.).

En el caso de los Costos de Evaluación se refieren a aquellos que se producen al garantizar la identificación antes de la entrega a los clientes, de los productos o servicios que no cumplen las normas de calidad establecidas (costos de medición, análisis e inspección).

Los Costos de Prevención y Evaluación son considerados como los costos de obtención de la calidad, denominándose costos de conformidad y se consideran controlables debido a que la empresa puede decidir sobre su magnitud atendiendo a los objetivos que se trace.

Los Costos de Fallos Internos están asociados con defectos, errores o no conformidad del producto o servicio, detectados antes de transferirlo al cliente y que por tanto éste no percibe y no se siente perjudicado (desperdicios, reprocesamiento, reinspecciones, etc.).

A diferencia de los anteriores costos, los relacionados con Fallas Externas, están vinculados con problemas que se encuentran después de enviado el producto o brindado el servicio al cliente (costos de garantía, concesiones, devoluciones, etc.).

En ambos casos estos costos se identifican como costos de la no calidad e incluyen el consumo de factores adicionales y los costos de oportunidad de los mismos (AECA, 1995).

El análisis de estos tipos de costos indica que si se aumenta el relativo a la obtención de la calidad, se disminuya el costo por concepto de fallos tanto internos como externos.

En este sentido, Sáez Torrecilla, Fernández y Gutiérrez (1994), señalan acertadamente, que la actuación de las empresas sobre los costos totales de calidad debe ser eficaz y tendente a reducirlos tomándose en consideración los aspectos siguientes:

1.Invertir en actividades de prevención y evaluación para conseguir reducir los fallos.
2.Atacar directamente los fallos visibles.
3.Reducir los costos de evaluación conforme la mejora se vaya haciendo patente.
4.Buscar una nueva orientación a las actividades de prevención para alcanzar la mejora continuada.

Al respecto Juran y Gryna (1995) plantean:

•Para lograr una reducción significativa en los costos, deben atacarse primero los costos por fallas, lo que tendrá mayor impacto que reducir los costos de evaluación.
•Un incremento de los costos de prevención significa un ingreso en términos de costos menores por fallas.

Estos autores concluyen como resultado de estudios realizados, que los costos totales de la calidad son más altos en industrias complejas, los de fallas son el porcentaje más alto del total, mientras que los de prevención constituyen el porcentaje más pequeño.

Señalan además, coincidiendo con otros autores, que en empresas manufactureras, el costo de la calidad anualmente es de aproximadamente el 15% del ingreso por ventas y para las de servicios, el promedio es de alrededor del 30% de los gastos de operación, lo cual dice de la importancia de su análisis, evolución y control.

En la actualidad al diseñarse un Sistema de Costo, es imprescindible tener en cuenta que su primer objetivo es ser un elemento decisivo en el sistema informativo de la organización, siendo un apoyo a la gerencia en el proceso de control y toma de decisiones, facilitando la medición del cumplimiento de los objetivos estratégicos y contando con elementos cualitativos y cuantitativos.

Los costos de la calidad deben ser un elemento integrante de ese sistema de costos, siendo el que brinde la información al Sistema de Calidad.

Motivar a la Dirección en la implementación de estos aspectos constituye un punto de partida para alcanzar el éxito en la Gestión de la Calidad Total.

 

Dra. Miriam López Rodríguez

Facultad de Contabilidad y Finanzas

Universidad de la Habana, Cuba

Licenciada en Control Económico (1979) en la Universidad de la Habana y homologado al de Ciencias Económicas y Empresariales de España (1998), Doctora en Ciencias Económicas y Empresariales en la UNED de Madrid, España (2000), homologado al de Doctor en Ciencias Económicas de Cuba (2002).

Es profesora de la Facultad de Contabilidad y Finanzas de la Universidad de la Habana desde 1979, profesora invitada de la Universidad Carlos III de Madrid, España de 1994 a 1998. También ha impartido clases en otras ciudades españolas, en Sao Tomé y Príncipe y en Angola, tanto de pregrado como de postgrado.

Es Vicedecana Docente – Metodológica de la Facultad de Contabilidad y Finanzas desde 1999, miembro de su Consejo Científico, miembro del Consejo Científico de la Cátedra de Administración Pública de la Universidad de la Habana, miembro de la Comisión de Grados Científicos de Economía y miembro del claustro de profesores de las Maestrías en Contabilidad, en Finanzas, en Auditoría y Control de Gestión y en Gestión Universitaria.

Dirige en la Facultad el tema de Investigación de la Contabilidad de Gestión, desarrollando múltiples investigaciones y ha participado en asesorías y consultorías a empresas cubanas.

Tiene una amplia participación en Eventos Científicos nacionales e internacionales y ha publicado libros y artículos en el país y en el extranjero.

Este artículo fue publicado originalmente en http://www.monografias.com/trabajos29/control-calidad-costos/control-calidad-costos.shtml#costos

 

CURSO: CÓMO JUSTIFICAR ECONÓMICAMENTE LA MEJORA DE LA CALIDAD - MAS INFORMACIÓN AQUÍ

 
 

Tecnología Aplicada a la Calidad SA de CV | México 2011 | Powered by interGraphics
(01-55) 5754-1190 con 10 líneas. E-mail:ventas@calidad.com.mx